Terapia Sexual y de Pareja

Terapia sexual

La terapia sexual consta de un conjunto de técnicas para intervenir cuando hay disfunciones (mal funcionamiento) en las conductas sexuales. Para poder trabajar un problema sexual con psicoterapia, es necesario que primero se haya descartado la existencia de un problema físico que pueda estar interfiriendo y ocasionando la disfunción en cuestión. Por tanto, es necesario que, ante todo, el médico descarte el origen físico del problema.

Las disfunciones sexuales son:

  • Eyaculación retardada
  • Trastorno eréctil
  • Trastorno orgásmico femenino
  • Trastorno del interés/excitación sexual femenino
  • Trastorno de dolor génito-pélvico/penetración
  • Trastorno de deseo sexual hipoactivo en el hombre
  • Eyaculación precoz
  • Otras disfunciones sexuales

La sexualidad es un aspecto muy importante para todas las personas. Cuando ésta no funciona como nos gustaría, puede generar mucha angustia y malestar, pudiendo aparecer incluso sentimientos de culpabilidad y vergüenza. Si no se pide ayuda profesional, y estas disfunciones se mantienen en el tiempo, es frecuente que también aparezcan problemas de pareja.

Terapia de pareja

Cuando una pareja supera las fases de enamoramiento y noviazgo, ésta comienza a estabilizarse y entra en la fase de compromiso (fase en la que la pareja disfruta de más estabilidad e intimidad, pero donde también aparecen frecuentemente la monotonía y otros problemas que pueden deteriorar poco a poco la relación). Es aquí donde se debe cuidar más la pareja, en la fase de compromiso, pues si se relajan y olvidan el uno del otro, los problemas cotidianos y las obligaciones pueden hacer que la pareja entre en crisis. Llegado este punto, la terapia de pareja es un buen recurso para resolver la situación.

La terapia de pareja ayuda a las parejas a entender y resolver conflictos, o a mejorar las relaciones. Proporciona las herramientas necesarias para potenciar la comunicación, utiliza técnicas para la resolución de conflictos y facilita la negociación de las diferencias existentes dentro de la pareja.

Cuando la pareja llega a la conclusión de que la separación es lo mejor para los dos, la terapia del divorcio facilita este difícil camino. El objetivo de esta terapia es ayudar a la pareja a hacer contratos o negociaciones. Un divorcio implica muchas separaciones que pueden darse simultáneamente:

  • Divorcio emocional o afectivo
  • Divorcio legal
  • Divorcio económico
  • Divorcio coparental y custodia de los hijos
  • Divorcio de la comunidad y problemas de soledad
  • Divorcio psíquico o psicológico

Terapiasexualideparella

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. CERRAR