Terapia EMDR

EMDR (Desensibilización y reprocesamiento mediante Movimientos Oculares) es un abordaje psicoterapéutico en el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles a lo largo la vida del sujeto, desde fobias, ataques de pánico, muerte traumática y duelos o incidentes traumáticos en la infancia, hasta accidentes y desastres naturales (en cualquier edad de la vida de un individuo). También se utiliza EMDR para aliviar la angustia y/o la fobia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes y en las interpretaciones artísticas.

EMDR como método, combina elementos teórico-clínicos de orientaciones tales como el psicoanálisis, cognitivo-conductual y otros. Para muchos pacientes EMDR resulta de mayor ayuda para sus problemas que otras terapias convencionales. En 1987, Francine Shapiro, psicóloga norteamericana, descubrió que los movimientos oculares voluntarios reducían la intensidad de la angustia de los pensamientos negativos. Inició una investigación (Shapiro, 1989) con sujetos traumatizados en la guerra de Vietnam y víctimas de abuso sexual para medir la eficacia del EMDR. EMDR reducía de manera significativa los síntomas del Trastorno por Estrés Post Traumático en estos sujetos.

Por qué y cómo funciona EMDR?

Dentro de cada persona y de forma natural, hay un sistema de procesamiento de información fisiológico (SPIA) por medio del cual las nuevas experiencias e información que recibe el individuo, son normalmente procesados ​​a un estado adaptativo, es decir, son asimiladas como un recuerdo saludable. Por tanto, con este sistema que todos los seres humanos tenemos, el cerebro consigue “digerir” todas las experiencias que vamos viviendo. La información es almacenada en redes de memoria que contienen pensamientos, imágenes, emociones y sensaciones relacionadas (ligadas entre sí). El resultado de un procesamiento adaptativo (es decir, un procesamiento correcto por parte de este sistema) es: aprendizaje, liberación de aflicción emocional, y la habilidad de respuestas adaptativas y el entendimiento de lo que ha pasado.

Sin embargo, las experiencias traumáticas (accidentes, catástrofes, etc.) y las necesidades interpersonales no satisfechas persistentemente durante períodos cruciales del desarrollo (abandonos físicos y emocionales durante la niñez, maltratos, abusos, etc.) pueden producir bloqueos en la capacidad del SPIA para resolver eventos perturbadores o traumáticos. Entonces, cuando la información, almacenada en redes de memoria relacionadas a una experiencia perturbadora o traumática, no se procesa totalmente, produce reacciones disfuncionales, como miedo, pánico, tristeza profunda, sueños repetitivos relacionados con la experiencia, evocación involuntaria de imágenes sobre el recuerdo (flashbacks), entre otros.

Lo que hacemos con EMDR es estimular (mediante movimientos oculares o cualquier otra estimulación bilateral) el sistema SPIA, la capacidad natural del cerebro humano, para que la información que ha sido almacenada disfuncionalmente se reprocese, es decir, se reorganice a nivel cerebral, de modo que pueda asimilar la experiencia y así poder recordar el evento traumático con el menor dolor posible. No se trata de hacer olvidar el suceso traumático, sino hacer que el recuerdo traumático deje de afectar y hacer daño en el presente.

EMDR

Preguntas habituales sobre EMDR:

¿Qué es EMDR?

Como ya hemos dicho, EMDR significa: Desensibilización y reprocesamiento mediante Movimientos Oculares. Es un método que ayuda a aliviar el estrés postraumático. Se utiliza tanto para reducir los miedos y la ansiedad como para potenciar los sentimientos de calma y de seguridad en uno mismo.

¿Qué significa “desensibilización”?

Es el proceso de ir sintiéndose cómodo con el recuerdo sobre un acontecimiento que era temido, pero que actualmente, o no está presente o es inofensivo. Por ejemplo, si vas en bicicleta y te caes, después te podría dar miedo volver a llevar una bicicleta, al menos durante un tiempo. Si practicas ir en bicicleta lentamente, primero sobre la hierba, luego en la acera, y además hablas sobre la experiencia amenazante, el recuerdo del accidente se puede ir desensibilizando de modo que el pensamiento de ir en bicicleta nunca más sea tan atemorizante. El recuerdo del evento se convierte en menos incómodo, como si se mirase una foto vieja o una película de lo que nos preocupa. De hecho, cuando el proceso de desensibilización se ha completado, el hecho de llevar una bicicleta puede ser vivido como algo divertido y excitante, y de ninguna manera atemorizante.

En el caso de que sea razonable suponer que el incidente nunca más volverá a pasar, la desensibilización puede permitir mirar el recuerdo con tranquilidad. Si el incidente es algo parecido a una práctica médica que tendrás que volver a afrontar, la desensibilización de viejos recuerdos perturbadores te ayudará a preparar tus futuros encuentros con el incidente. EMDR puede agilizar el proceso de desensibilización de los recuerdos preocupantes y angustiosos.

¿Qué significa “reprocesamiento”?

Es un término psicológico que implica trabajar en la comprensión de un recuerdo de manera que éste deje de infundir miedo, y se convierta en algo útil. Volviendo al ejemplo del accidente de bicicleta, podrías haber pensado: “No soy suficientemente bueno/a montando en bicicleta. No puedo manejar experiencias nuevas. Me haré daño si intento hacer algo nuevo”. Si persistes en estos pensamientos, serás una persona desgraciada y dejarás pasar muchas oportunidades. Si “reprocesas” el recuerdo de esta experiencia, podrías llegar a pensar: “Ahora ya está superado. Soy lo suficientemente bueno/a montando en bicicleta. Es seguro para mí intentar actividades nuevas. Puedo gestionar los riesgos normales de la vida”. El método EMDR facilita que las personas “reprocesen” los recuerdos, y les ayuda a sentirse más cómodas y seguras de sí mismas cuando sea adecuado estar calmado/a.

¿Es EMDR una forma de hipnosis?

No, EMDR no es hipnosis. Durante la hipnosis, las lecturas de los electroencefalogramas (EEG) indican que hay un incremento en las ondas alfa, beta o delta que ha sido asociado con un incremento en la sugestionabilidad. Los patrones de los EEG de las personas durante la terapia EMDR muestran ondas cerebrales que están dentro de los parámetros normales del estado de vigilia. Durante la aplicación de EMDR, la persona es en realidad menos susceptible de lo habitual a la información errónea.

¿Qué puede hacer el EMDR por mí?

El EMDR puede ayudarte a entrar en contacto con tu propio poder interno de forma que puedas pensar tranquilamente en tus viejos recuerdos, superar tus miedos y prepararte para futuros eventos estresantes. Te puede ayudar a sentirte más valiente y seguro/a de ti mismo/a. Puede ayudarte a pensar en lo que es útil para ti, para que así puedas aumentar tu autoestima. El EMDR puede únicamente incitarte a rechazar información inútil o la ansiedad excesiva, o puede reforzar la información que es auténtica.

¿Qué no puede hacer EMDR por mí?

EMDR no te puede ayudar a sentirte seguro/a si no estás seguro/a. Es decir, EMDR no puede acabar con las respuestas de miedo que son protectoras y adecuadas. Por ejemplo, EMDR no puede hacer que alguien se sienta seguro montando a caballo por una carretera empapada de agua y llena de matorrales si no tiene las habilidades o el equipo necesario para hacerlo. EMDR puede únicamente ayudarte a estar más calmado/a (y esto podría ayudarte a pensar más rápidamente en una situación de emergencia).

EMDR no puede ayudarte a hacer algo que no quieres hacer, ni puede ayudarte a que te guste algo que no quieres que te guste. Por ejemplo, si estás obligado/a a ir en bicicleta y tú no quieres hacerlo, EMDR no puede cambiar las opiniones reales.

FUENTE: La curación del trauma infantil mediante el DRMO (EMDR). Joan Lovett. Editorial: Paidós.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. CERRAR