Hay parejas que funcionan mal, pero funcionan…

29 agosto, 2017   /    Sin categoría @es   /    no comments

 

9D2

 

Ahora mismo estaréis pensando en alguna relación de pareja caótica y completamente disfuncional que conocéis desde hace tiempo, pero que allí están, pasando año tras año juntos/as. ¿Inexplicable? Pues no, la mente humana es capaz de acostumbrarse a las mayores barbaridades que os podáis imaginar, por muy dañinas que sean.

Mantener una relación de pareja estable no es fácil, requiere mucha atención y cuidados, sobre todo cuando se entra en la etapa de compromiso. Aparentemente, cuando una relación entra en la etapa de compromiso, se convierte en una relación estable y de larga durada. Pero, precisamente es en esta etapa donde se empiezan a producir los problemas más difíciles de sobrellevar para una pareja, lo que puede hacer que vengan las temidas crisis.

No debemos temer a las crisis, ya que si se gestionan bien, simplemente son momentos en los que la pareja debe realizar algún reajuste para que todo vuelva a fluir.

El problema es cuando las parejas funcionan en “modo crisis” eternamente. Posiblemente son parejas que desde un principio su relación no empezó con buen pie, pero que por varias circunstancias, posiblemente ajenas a la pareja, la relación se fue consolidando o más bien dicho “mal consolidando”. Estas circunstancias ajenas a la pareja pueden ser del estilo: estar pasando por un mal momento vital y engancharse a una relación para sobrellevarlo mejor. Por ejemplo, personas que salen de una relación de pareja y empiezan otra para evitar hacer el duelo de la primera relación o, como pasaba en épocas anteriores, casarse para poder salir de casa de los padres. También es muy habitual tener miedo a estar solo/a, sin pareja, o sentirse inseguro y con baja autoestima si no se está en pareja. Todos estos factores, aumentan la probabilidad de que la persona acabe escogiendo una relación de pareja disfuncional, porque la prefiere, antes que sufrir lo anteriormente dicho.

Este tipo de relaciones disfuncionales generan unos sentimientos muy negativos en quienes las viven. Sienten que no quieren estar en esa relación, pero cuando intentan alejarse, lo pasan aún peor, por lo tanto vuelven a la relación. Y así se va generando un círculo vicioso, que a medida que va pasando el tiempo, se va haciendo más difícil de romper.

Es frecuente que en estas relaciones de pareja tan tóxicas, nunca se decidan a pedir ayuda a ningún profesional, o si alguna vez piden ayuda, la terapia no suele funcionar. ¿Por qué pasa esto? Pues porque en el fondo esta pareja no quiere estar junta; por eso cuando se empieza una terapia de pareja, lo pasan fatal con los acercamientos que se proponen en terapia y al final lo acaban dejando y siguen funcionando como siempre: es decir, mal, pero a su manera funcionan. Prefieren funcionar mal, antes que no funcionar.

En cambio cuando una pareja funcional entra en crisis, las terapias de pareja suelen funcionar muy bien, ya que les sirve para reflexionar y modificar aquello que les ha hecho entrar en esta crisis.

Mantener relación de pareja disfuncional pasa factura. Vivir en un sitio en el que no quiero estar, pero del que tengo miedo de huir, supone permanecer en una encrucijada, que a la larga, puede llevarnos incluso a enfermar.

Sonia Farelo (Psicóloga Sanitaria: http://elcosilesemocions.com/qui-soc/)

 

 

 

 

Sobre l'autor:

L'autor encara no ha introduit cap dada sobre el seu perfil.

Has d'iniciarsessio per publicar un comentari.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. CERRAR