Tus relaciones con los demás como adult@

10 diciembre, 2015   /    Sin categoría @es   /    no comments

Resentimiento1

 

El vínculo que un bebé mantiene con sus cuidadores (apego) durante los primeros años de su vida (y más en concreto con su madre) son determinantes para un desarrollo óptimo de la personalidad de ese niño.

Las experiencias con los cuidadores durante la primera infancia, niñez y adolescencia son importantísimas para saber cómo se desarrollará ese niño en el mundo. Cuanto más estable haya sido ese vínculo con sus progenitores, más seguridad sentirá ese niño para abrirse al mundo. Ganará confianza es sí mismo y en los demás. Si no se establece un vínculo seguro con sus cuidadores, entonces el niño pasará a desarrollar otro tipo de vinculación menos adaptativa (pudiendo llegar a ser muy dañina para sus futuras relaciones con los demás y consigo mismo). Estos tipos de apego desadaptativos e inseguros son: el de evitación, el ambivalente o el desorganizado.

Además del comportamiento de la madre con el niño, también afectaran otros factores en su desarrollo, tales como: el entorno en el que crece, la inestabilidad económica de la familia, tipo de relación que mantengan los padres entre ellos, número de hermanos, etc.

Un apego seguro aumenta significativamente la probabilidad de que el niño desarrolle cualidades muy positivas, como son: una alta inteligencia, un rendimiento académico favorable, una autoestima sana, la capacidad para empatizar con los demás (que facilitará crear i mantener relaciones sanas), la expresión de emociones positivas, la habilidad para la solución de conflictos, una futura relación de pareja de calidad,… El apego inseguro se relaciona, en cambio, con problemas como la ansiedad, depresión, retraimiento social (falta de habilidad para establecer relaciones sociales), conductas agresivas, baja tolerancia a la frustración, problemas de salud mental graves…

Los adultos que han tenido un cuidador que les ha proporcionado un apego seguro (haciéndoles sentir seguros durante su infancia y proporcionándoles una regulación adecuada de las emociones) tendrán más facilidad para establecer relaciones sociales de todo tipo, pero lo más importante es que serán relaciones sanas. Esto a su vez, hará que reciban de los demás una mayor respuesta de apoyo, creándose así un círculo positivo que se irá retroalimentando.

Un adulto con apego seguro busca la proximidad de los demás, no es celoso ni desconfiado y mantiene relaciones que se caracterizan por el bienestar, la confianza y la amistad.

En definitiva, los problemas de apego durante la infancia no son patológicos en sí mismos, pero frecuentemente se observa que constituyen la base de trastornos que sí pueden llevar a la psicopatología en la edad adulta. Por ejemplo son habituales los trastornos de la personalidad cuando en la infancia no ha habido un apego seguro con los cuidadores.

Los adultos que han podido confiar en sus padres, posteriormente se caracterizan por confiar en los demás y buscar la proximidad del otro. Estos individuos presentan menos sintomatología depresiva, ansiosa, menor consumo de drogas (u otras adicciones), menos trastornos de alimentación y de personalidad. En cambio, un individuo cuyos padres hayan sido rechazantes y siente que de alguna forma no supieron quererle, es probable que haya desarrollado un “modelo del yo” en el que se percibe a sí mismo como insignificante para los demás e incapaz de obtener amor, afectando esto enormemente a sus posteriores relaciones interpersonales, y acabar casi con certeza, estableciendo relaciones de pareja muy patológicas.

Las terapias de neuroprocesamiento (tales como el EMDR o el Brainspotting), ayudan a desbloquear estos recuerdos de la infancia que se mantienen en la mente de la persona con un apego inseguro o desorganizado, y facilitan que pueda aprender nuevos esquemas de vinculación, más adaptativos, para poder mantener relaciones interpersonales más sanas.

Sobre l'autor:

L'autor encara no ha introduit cap dada sobre el seu perfil.

Has d'iniciarsessio per publicar un comentari.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. CERRAR